¿Una conducción sin emisiones y sin restricciones? Ya es una realidad.

La propulsión eléctrica sin emisiones combina el respeto por el medio ambiente y el placer de conducción. El par motor máximo está disponible desde la puesta en marcha, asegurando una aceleración especialmente potente y progresiva a vehículo parado.

El híbrido enchufable posee una gran autonomía y las emisiones son extremadamente bajas.

La batería puede recargarse conectándola a una toma de corriente o a una estación de carga para poder cubrir trayectos más largos utilizando sólo el motor eléctrico.