Factory 56, la nueva fábrica en las instalaciones de Mercedes-Benz en Sindelfingen recibe energía neutral en emisiones de CO2 desde el inicio de su actividad. Un sistema fotovoltaico instalado en el techo alimenta su actividad con 5.000 MWh de energía verde autogenerada cada año. Esto sería suficiente para cargar un vehículo eléctrico de la marca de productos y tecnología EQ, por ejemplo, el SUV eléctrico EQC, 72.000 veces al año, lo que permitiría recorrer con este vehículo alrededor de 36 millones de kilómetros.

La fábrica inteligente en Hambach (Francia) ya obtiene sus suministros de energía de fuentes renovables (energía verde, biogás) y produce en una base neutral de emisiones de CO2. La fábrica de Mercedes-Benz en Jawor (Polonia) también producirá sin emisiones de CO2 cuando entre en funcionamiento el próximo año.

En Alemania, Mercedes-Benz AG también obtendrá energía de parques eólicos alemanes. Mercedes-Benz AG es el primer gran cliente industrial en obtener energía de esta fuente y de este modo protege la operatividad a largo plazo de seis parques eólicos del norte de Alemania.

A partir de 2022, todas las instalaciones de Daimler AG en Alemania obtendrán su energía eléctrica de fuentes de energía totalmente renovables.

La movilidad con una huella climática neutral requiere una transformación fundamental de la empresa en menos de tres ciclos de producto. Mercedes-Benz está adoptando una movilidad sostenible a través de la innovación, con un enfoque integral a lo largo de toda la cadena de creación de valor.

Para la próxima generación de vehículos de la marca de productos y tecnología EQ, parte de las celdas de la batería se producirán utilizando electricidad procedente de energías renovables, por ejemplo. Esto ahorrará más del 30 por ciento de la huella de carbono de la batería completa de los futuros vehículos.