Con una nueva apariencia y mejoras de seguridad, el Hyundai i30 2020 llega con nuevos motores y una clara ventaja sobre sus competidores. El rediseño de la carrocería del i30 es muy sutil, pero suficientes para que el cinco puertas berlina (Fastback) y el familiar (Wagon) sean vehículos llamativos. En la parrilla frontal se puede apreciar un nuevo patrón decorativo, así como unas llamativas luces diurnas en forma de V y unos faros delanteros más delgados y con la tecnología MFR LED de reflector multifacético.

En su parte trasera podemos observar el rediseño de los parachoques mejorando así el rendimiento aerodinámico al igual que el frente de las luces traseras que también son en forma de V.

En este rediseño de imagen, Hyundai ha aprovechado para estrenar nuevas llantas de aleación de 16 y 17 pulgadas con corte de diamante; su gama cromada aumenta su gama de colores ya existentes con el Dark Night, Silky Bronze y Sunset Red.

A simple vista parece que los cambios son sutiles. Hasta que vemos el acabado más racing de la marca, el N Line. Esta versión cuenta con los mismos cambios de carrocería pero más pronunciados. Su frontal es mucho más ancho y agresivo con los nuevos focos y el color negro cobra mucho más protagonismo, además cuenta con llantas específicas para este modelo de 17 y 18 pulgadas.

Estas son las características exteriores que más resaltan del Hyundai i30 pero su interior también está reelaborado. Esta nueva versión cuenta con un cuadro de instrumentos digital de 7 pulgadas mientras que el sistema de infoentretenimiento, con una pantalla táctil de 10,3 pulgadas, es compatible inalámbricamente con Apple CarPlay y Android Auto. El resto del salpicadero, los paneles de las puertas y la consola central se han mantenido iguales a los de su debut en 2017.

Lo que mejor que ofrece el i30 2020 es una nueva serie de características de seguridad que incluyen un asistente para evitar colisiones traseras, función de autodirección de centrado de carril y alerta de salida del vehículo principal. Medidas de seguridad que se complementan con una mecánica completamente nueva de 1,5L atmosférico de 110 CV, asociado a una transmisión manual de seis velocidades. El motor de gasolina T-GDi de 1 litro con 120 CV acompañado de una nueva caja de cambios de doble embrague de siete relaciones, así como la manual de seis. Además de todos estos avances el i30 también se puede equipar con tecnología mild hybrid de 48 voltios para mejorar el consumo. En este caso se une a una “Transmisión manual inteligente de seis velocidades” (iMT) que desacopla el motor de la transmisión después de que el conductor suelte el acelerador. Esto permite dos niveles de inercia, dependiendo de las condiciones. Con el primero, el motor está en ralentí. Con el segundo nivel, el propulsor también se apaga temporalmente para ahorrar aún más gasolina. De todas formas, también se puede elegir en automático (DCT 7).

El motor diésel de 1,6 litros con 115 o 136 CV (con una opción de transmisión manual de seis relaciones o transmisión de doble embrague de siete) seguirá estando disponible aun que se verá superada por la versión T-GDI de 1,5 litros con 160 CV, que viene de serie con la tecnología micohíbrida y la misma oferta de transmisión (manual o automática).