La nueva generación del GLA cuenta con dos motores diésel y de gasolina con cuatro cilindros y renovados a fondo. Este sin lugar a duda es uno de los modelos más esperados del mercado y Mercedes-Benz deja bien claro su gran mejora. En comparación con la generación anterior estos propulsores se distinguen por un aumento claro de las prestaciones específicas, mayor eficiencia y menores emisiones. Adicionalmente, está en preparación un modelo exento de emisiones locales con propulsión híbrida enchufable de la tercera generación.

Modelo Gasolina:

El modelo básico de gasolina, el GLA 200, monta el motor M 282 con 1,33 litros de cilindrada (consumo de combustible en el ciclo mixto 6,0-5,7 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 137-130 g/km. Este propulsor cuenta con una función de desconexión selectiva de cilindros para mejorar la eficiencia en el régimen de carga parcial.

El motor de gasolina M 260 con dos litros de cilindrada incorporado en las versiones más potentes del GLA cuenta con un bloque motor de fundición inyectada de aluminio y camisas de fundición gris. El diámetro de los cilindros se ensancha en la sección inferior, de acuerdo con el principio CONICSHAPE®. Este principio, conocido a nivel interno como bruñido cónico o en forma de trompeta, disminuye la fricción interna de los pistones —y por tanto, el consumo—, en especial en combinación con un nuevo aceite de baja fricción y segmentos optimizados en los pistones. Los pistones mismos cuentan con canales de refrigeración para compensar la mayor potencia específica. En la parte inferior del bloque motor se han dispuesto árboles de equilibrado que favorecen un funcionamiento suave del motor.

En la culata de aluminio para cuatro válvulas por cilindro se encuentra el mando variable de las válvulas CAMTRONIC, que permite un reglaje en dos niveles de la carrera de las válvulas en el lado de admisión. Este dispositivo acorta la carrera de las válvulas para reducir el volumen de admisión en el margen de carga parcial, de modo que disminuyen las pérdidas en los ciclos de admisión y escape. En márgenes de carga más altos, el regulador amplía de nuevo la carrera de las válvulas para poder alcanzar la potencia máxima del motor. El sistema de inyección directa utiliza inyectores piezoeléctricos de nueva generación. La posición de montaje elegida y el equipo de mando ayudan a reducir las emisiones brutas, especialmente de partículas sólidas. El filtro de partículas forma parte del equipamiento de serie del M 260.

La suma de todas las medidas, incluyendo la geometría regulable con precisión del turbocompresor con wastegate, hace que el motor sea especialmente silencioso y potente, con un bajo nivel de consumo y emisiones. El motor está dimensionado para vehículos con tracción delantera o con tracción integral 4MATIC y, como regla general, se acopla al cambio de doble embrague 8G-DCT. El M 260 se fabrica en la planta de Kölleda (Turingia, Alemania).

El motor diésel OM 654q cuenta con certificación Euro 6d

Las versiones diésel del nuevo GLA incorporan el motor de gama alta con dos litros de cilindrada OM 654q optimizado para el montaje en posición transversal. El motor OM 654q encierra en su interior algunas medidas tecnológicas que incrementan la eficiencia, como los pistones de acero con cavidad escalonada dentro de un bloque motor de aluminio. La superficie de deslizamiento de los cilindros se reviste utilizando una versión evolucionada del procedimiento NANOSLIDE®

El motor de dimensiones compactas permite el montaje de los componentes de postratamiento de gases de escape directamente junto al propulsor. En esta ubicación, la temperatura de los gases de escape es más alta, lo que aumenta la efectividad del postratamiento. El motor diésel de dos litros satisface las exigencias de RDE (Real Driving Emissions) de nivel 2 y está certificado de conformidad con Euro 6d.

Gracias a la disposición aislada y cercana al motor, el sistema de postratamiento de los gases de escape se distingue por sus bajas pérdidas térmicas y condiciones muy favorables de operación. Entre las medidas implementadas se encuentran:

  •        recirculación de gases de escape de alta y de baja presión, incluyendo refrigeración,
  •        un catalizador de oxidación diésel (DOC) para reducir las emisiones de monóxido de carbono (CO) y los hidrocarburos no consumidos (HC),
  •        un filtro de partículas diésel con función de catalizador SCR (sDPF),
  •        un catalizador SCR (reducción catalítica selectiva) para reducir los óxidos de nitrógeno. Para ello se inyecta en el caudal de los gases de escape una solución de amoniaco (el aditivo AdBlue1) antes de su paso por el sDPF,
  •        un catalizador adicional SCR (reducción catalítica selectiva) con catalizador contra emisiones de amoniaco (ASC) en el sistema de escape.

Este propulsor, disponible en dos niveles de potencia —110 kW/150 CV y 140 kW/190 CV—, puede combinarse en cada caso con tracción delantera o 4MATIC. En ambos casos, la enorme fuerza se transmite al cambio de doble embrague 8G-DCT. Gracias a la marcha adicional se obtiene un escalonamiento más estrecho de relaciones de desmultiplicación, que aumenta el confort en el uso del cambio y amplía las posibilidades de conducir siempre en el punto de operación ideal del motor. Por otro lado, la desmultiplicación más larga de la 8ª marcha permite conducir a la misma velocidad con un número de revoluciones más bajo —por ejemplo, en autopista— y mejorar de ese modo la eficiencia y el confort acústico.

Con el GLA 250 e, híbrido enchufable, es posible una movilidad eléctrica para el día a día.

Gracias a sus hasta 76 km de autonomía (según NEDC) el GLA 250 e permitirá que el 90 por ciento de los desplazamientos diarios sean realizados en modo completamente eléctrico. Con la ayuda de la aplicación EQ Ready App, que permite analizar la compatibilidad de una movilidad eléctrica con datos reales de los conductores, Mercedes-Benz ha establecido cuánto tiempo duran en promedio los viajes diarios de las personas interesadas en la movilidad eléctrica. Los resultados muestran que el 90 por ciento de todos los viajes diarios son de menos de 50 kilómetros.

Este modelo, que se unirá a la gama este mismo año, cuenta con un motor eléctrico de 75 kW de potencia que trabaja en conjunción con el motor de cuatro cilindros de gasolina y 1,33 litros. Produce una potencia total máxima de 160 kW (218 CV) y un par motor máximo de 450 Nm. De esta forma, la tecnología EQ Power concede a estos modelos una respuesta muy espontánea al acelerar combinada con un rendimiento impresionante.

Una batería de alto voltaje de iones de litio con una capacidad total de 15,6 kWh se utiliza como unidad de almacenamiento de energía eléctrica. Los nuevos modelos compactos pueden cargarse con corriente alterna o corriente continua. Con corriente alterna (CA) se pueden cargar en un wallbox a 7,4 kW de potencia en 1 hora y 45 minutos del 10 al 100 por ciento SoC (estado de carga). En una toma de corriente continua (CC) a 24 kW, la batería se puede cargarse del 10 al 80 por ciento de SoC en unos 25 minutos.