Debido a la suspensión de actividades económicas no esenciales con motivo del estado de alarma, la planta de Vitoria de Mercedes-Benz se vio obligada a parar su producción hasta la fecha. Esta planta cuenta con 5.000 operarios que ya retomaron la actividad en los tres turnos de trabajo estipulados, mañana, tarde y noche.

La vuelta a su actividad se realizó de manera progresiva con algo más de un tercio de su plantilla y con un único turno después del parón por la pandemia Covid-19 el pasado 16 de marzo. Desde la dirección de la planta de Mercedes-Benz según informan, que una vez analizada la experiencia de rearranque de la actividad productiva se podrá retomar de la mejor forma posible y con las máximas medidas de seguridad los turnos pertinentes pero en un único horario con la intención de que no coincidan grupos de empleados en los vestuarios, entradas y salidas de la fábrica.

 Este parón obligatorio supondrá una reducción en el ensamblaje de las furgones Vito y Clase V que se fabrican en la planta de Vitoria. Este años estaba previsto que salieran 159.000 furgonetas, mientas que todas las previsiones apuntan que esta cifra se reducirá un 18%, lo que supondrá la fabricación de 130.000 unidades. De todas formas y según evolucione el mercado estas cifras podrían sufrir variaciones.