En la actualidad, los modelos fabricados de Mercedes-Benz cuenta con un 85% de materiales reciclables, un 95% reutilizables y con el objetivo de reducir en un 40% el uso de materias primaras en la tecnología de la cadena cinemática y de los componentes específicos de sus vehículos eléctricos e híbridos enchufables para 2030. Para ello es necesario el explotar las diferentes maneras en las que se puede dar una segunda vida a sus baterías. Gracias al enfoque holístico de sostenibilidad por parte de Mercedes-Benz, el EQC 400 4MATIC (consumo de energía, ciclo mixto; 20,8-19,7  [25-22,42 ]  kWh/100 km; emisiones de CO2 ciclo mixto: 0g/km) ha superado con éxito un test ambiental de 360° verificado por TÜV Süd. Éste mide el balance ecológico del automóvil, examinando su impacto ambiental a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la extracción de materias primas, pasando por la producción y el uso hasta su eventual desecho. El EQC 400 4MATIC se beneficia de un funcionamiento sin emisiones locales y de la alta eficiencia del tren motriz eléctrico.

Composición de los materiales

El Mercedes Benz EQC 400 4MATIC está formado en su mayor parte de acero y hierro (39%) seguida de las aleaciones ligeras (23 %) y polímeros, es decir, plásticos (18 %). En total cuenta con 100 componentes como pernos de presión, tuercas de plástico y sujeciones de cables con un peso total de 55,7 kilogramos, se pueden producir parcialmente a partir de materiales que ahorran recursos.

Para lograr que el EQC sea un vehículo responsable con el medioambiente, es necesario aumentar el uso de materiales como plásticos reciclado y materias primas renovables. Como por ejemplo el tejido de tapicería "Response" fabricando a partir de botellas de plástico PET recicladas que ha sido recientemente desarrollado para el EQC. Este tipo de plásticos reciclados también se usan como revestimiento del hueco de la rueda de repuesto o las cubiertas de la parte inferior del compartimento del motor. Otras materias primas renovables utilizadas son el cáñamo, lana, papel con estructura de panal para el suelo del compartimento de carga y las fibras de kenaf para el revestimiento del maletero.

Segunda vida de las baterías de alto voltaje

Mercedes-Benz ha desarrollado los correspondientes procesos para poder reciclar las baterías del EQC formadas mediante materias primas como litio, níquel, platino, cobalto y materiales raros. Estes procesos son los siguientes:

  • ReUse: reutilización de la batería. Aquí el reacondicionamiento se limita al trabajo de limpieza y sustitución de piezas que tienen una vida útil limitada como, por ejemplo, los fusibles.
  • RePair: esta etapa de reparación más profunda también incluye trabajos de reparación en la batería. De esta forma, se pueden reemplazar módulos individuales del sistema de la batería.
  • ReManufacturing: este proceso incluye desmontar completamente la batería en sus componentes. Después de clasificar, verificar y sustituir los componentes cuando sea necesario, la batería puede ser reconstruida.
  • ReMat: este proceso comprende el reciclaje y la recuperación de materiales de contenido valioso. Para el reciclaje de productos de baterías de alto voltaje, la compañía ya ha establecido una unidad central de recuperación en la planta de Mannheim.