La seguridad al volante es una de las grandes obsesiones de Mercedes-Benz desde sus inicios. Ahora que se cumplen sesenta años de la celebración de los primeros Crash Test (pruebas de choque) uno de los departamentos más antiguos de la compañía, el Mercedes Benz Accident Research cumple 50 años.


Nacido en 1969 este departamento tiene una doble finalidad: por un lado, busca prevenir reduciendo el número de accidente y, por otro lado, mitigar los efectos de los accidentes una vez que desgraciadamente se hayan producido.


Además de las simulaciones y los ya mencionados Crash Test, Mercedes Benz Accident Research estudia los accidentes reales producidos. A través de un convenio de colaboración con las instituciones, cada vez que se produce un accidente grave en un radio de 200km de Sildefingen en que se vea implicado un Mercedes-Benz o Smart, la policía da aviso de su ocurrencia.


A partir de ese momento, el Mercedes Benz Accident Research se pone a trabajar en un procedimiento que se estructura en cuatro fases:
1) Visita al taller en donde se encuentra siniestrado
2) Reconstrucción de accidente tras visitar el lugar en donde ocurrió.
3) Análisis de todos los datos obtenidos
4) Comparativa con otros accidentes


Una vez finalizado este procedimiento se extraen las conclusiones oportunas de las que han surgido avances en materia de seguridad tan importantes como el ESP ©, el Airbag cortina o el PRESAFE ©