Markus Schäfer ha afirmado en unas declaraciones recogidas por Autocar que la única inversión de futuro prevista es la electrificación. El jefe del departamento de investigación descarta la idea de utilizar otros combustibles sintéticos como sustituto de los actuales con la idea de crear automóviles más respetuosos con el medio ambiente.

"Hemos tomado una decisión clara de que nuestro camino será eléctrico. Cuando desarrollamos nuevas plataformas pensamos primero en la electricidad. Tenemos que observar las regulaciones y el comportamiento del cliente, pero este será nuestro camino principal", ha dicho Schäfer, además reconoce que el proceso para crear un combustible sintético no es eficiente. "Si tienes una gran cantidad de energía, lo mejor es ponerla directamente en una batería. Crear un combustible electrónico es un proceso en el que se pierde mucha eficiencia". 

Schäfer considera que si en un futuro algún transporte tiene que utilizar combustibles sintéticos esa industrial sería la de aviación, puesto que la autonomía demandada en este sector hace inviable montar un motor eléctrico. "Seguramente los primeros clientes para los combustibles sintéticos estarían en la industria de la aviación. Mucho, mucho más tarde, y no veo esto en los próximos diez años, vendría la industria del automóvil".