Hyundai ha sacado a la luz una de esas pequeñas innovaciones a las que muchos no dan importancia. Una de esas novedades o curiosidades que tienen su porqué en su sencillez y carácter práctico. La firma asiática ha dado un paso adelante en la carrera por la eficiencia y lo ha hecho en su modelo Ioniq 5.

Cuidado del detalle

En el Ioniq 5, todo está estudiado al milímetro. Cada detalle tiene un fin. La aerodinámica del Ioniq 5 ha sido una absoluta prioridad. Es por ello, que la firma coreana ha apostado por la eliminación de un limpia lunetas trasero en el Ioniq 5 en la constante búsqueda de su máxima eficiencia.

Hay que recordar que este modelo es un coche de cinco puertas de tipo "hatchback", con el portón trasero achatado. Todos los vehículos de estas características acostumbran tener un limpia lunetas trasero. De hecho, es un elemento del que solo pueden prescindir algunos coupés o coches de tres puertas.

La clave, en el alerón

Hyundai ha logrado, gracias a un notable y laborioso proceso, que la suciedad no se acumule sobre la luneta trasera. Prescindiendo así del limpia lunetas. Y lo ha conseguido, en mayor parte, gracias al pequeño alerón que corona la zaga del coche. Las aperturas que presentan descontaminan la luneta trasera al mismo tiempo que mejoran el coeficiente aerodinámico de este novedoso Ioniq 5. 

Ya puestos, le otorga también un notable ahorro de peso. El ahorro del sistema del propio brazo del limpia parabrisas, la ausencia de cableado así como el tanque de agua adicional y los conductos que requiere para limpiar la luneta; ayudan a reducir el peso de uno de los mejores cinco puertas del mercado.